¿Cómo comenzar a educar en casa?

Actualizado: jun 6

Considerando que nos encontramos en el inicio del ciclo lectivo 2020 y, teniendo en cuenta que muchos padres han decidido empezar este año a educar a sus hijos en el hogar, voy a escribir algunas pautas que mi me ayudaron al principio y quizás puedan serle útiles a otras familias también.


El primer paso está dado: desescolarizar a los hijos. Han superado ya los miedos legales (o por lo menos los han transitado), sortearon las típicas oposiciones familiares haciendo valer su derecho como padres… y ahora qué?


Lo común es que el primer día de clases nos encuentre preparados. Cartuchera con lápices de colores, algunas fichas o cuadernillos (incluso manuales), la curricula estudiada para saber con qué tema arrancar… y sin darnos cuenta pretendemos que el niño se siente y realice tareas diarias replicando así el mismo sistema del cual queríamos huir.

¿Por qué? Porque es lo único que conocemos. Porque es la manera en que fuimos formados, y creemos (o nos han hecho creer) erróneamente que el aprendizaje es sinónimo de enseñanza. Que para conocer o saber sobre un tema tenemos que estudiar, hacer ejercicios tediosos, escuchar lo que el otro (más conocedor) tiene para transmitirnos de manera verticalista, impuesta o dirigida.


Sin embargo, nos sorprenderíamos el enterarnos que el ser humano, tanto niño como adulto, no aprende de forma pasiva, sino a través de la acción. Aprendemos haciendo. Tomamos conocimiento del mundo teniendo contacto con él, relacionándonos con lo que nos rodea.

Entonces ingresamos en el segundo paso: desescolarizar nuestra mente. Quitarnos de la cabeza el formato escolar que vivimos de chicos y que está tan arraigado a esta sociedad, a tal punto que prácticamente todo se maneja por el horario de la escuela. Esto no es tarea sencilla ni sucede de un día para el otro, sino que se trata de un proceso, un camino que tenemos que recorrer para educar de otra manera a nuestros hijos. Y en ese hermoso sendero de descubrimiento es útil apoyarnos en otras familias que ya lo han atravesado, informarse, leer, hacer algún curso… Lo importante es explorar todas las posibilidades educativas, encontrando aquella que más se ajusta a nuestros ideales familiares, a nuestros objetivos, a nuestro cotidiano. Entendiendo que la escuela no siempre existió, ni que es la única forma ni el único método de aprendizaje.


Esto nos lleva a preguntarnos entonces “¿Qué es la educación?” o “¿Para qué educamos?”; y a re-plantearnos nuestras metas. La respuesta más común es que la educación consiste en capacitar al niño para que obtenga una buena salida laboral en el futuro. O más idealista aún, que se educa para que el chico sea feliz y pueda desempeñarse en lo que le gusta. Sin embargo se trata de mucho más que eso.

La educación no es una preparación para la vida, sino que ya es vida. El ser humano está en constante aprendizaje desde que nace hasta que muere, porque es parte de su naturaleza el hecho de adaptarse al mundo que lo rodea. Así que por más que no queramos el niño va a aprender, y le vamos a estar trasmitiendo cosas a través del ejemplo.



¿Cómo abordar, entonces, la educación en casa? Intentando no replicar el sistema escolar. Viviendo día a día y tomando las oportunidades que el cotidiano nos ofrece para incorporar algo nuevo. Como adultos, ocupar un rol de acompañantes y no de maestros. Brindar todas las experiencias posibles para que el niño descubra por sí mismo, facilitando materiales y lecturas para que comprenda ciertos conceptos, despliegue su imaginación y desarrolle su pensamiento.


Si querés descubrir otras maneras de aprender, ingresá a nuestro

CURSO DE MÉTODOS EDUCATIVOS.


WHATSAPP

Tel: (011) 15-4472-6412

EMAIL

© 2023 by Dr. Repair. Proudly created with Wix.com